• Inicio
  • Nacionales
  • Marcelo Rodíguez, Director de ECOTIN: “Si se quiere dar imagen de tecnología y ecología como es nuestro caso, el vehículo eléctrico tiene un peso importantísimo”
Nacionales

Marcelo Rodíguez, Director de ECOTIN: “Si se quiere dar imagen de tecnología y ecología como es nuestro caso, el vehículo eléctrico tiene un peso importantísimo”


18.08.2019
Marcelo Rodíguez, Director de ECOTIN: “Si se quiere dar imagen de tecnología y ecología como es nuestro caso, el vehículo eléctrico tiene un peso importantísimo”

ECOTIN es una empresa que se especializa en la recarga de cartuchos de tinta para impresoras. En la ciudad de Minas, en plena crisis del año 2002, Natalia y Marcelo crearon la empresa como una alternativa laboral.

Comenzaron en una habitación de una casa familiar pero a los pocos meses la empresa pudo alquilar un pequeño espacio en una esquina céntrica. Tiempo después terminó alquilando todas las instalaciones de esa propiedad, lo que le dio gran presencia en el centro de la capital de Lavalleja.

Hoy la empresa cuenta además con otro local en Montevideo, ofrece servicios especializados de venta y arrendamiento de impresoras, así como servicio técnico.

La necesidad propia de ECOTIN de transporte para el servicio técnico y el entusiasmo de Marcelo por la movilidad eléctrica, dieron inicio a experimentar con un utilitario triciclo Zap y hacer su propio vehículo eléctrico que comenzó a circular en el año 2011.

En la cuidad de Minas dialogamos con el Director de ECOTIN, Marcelo Rodríguez, quien nos cuenta sobre su utilitario eléctrico y los planes de futuro para contribuir en la conversión de vehículos convencionales a eléctricos, en otras empresas.

¿Cómo surge la idea de contar en su empresa con un utilitario eléctrico?
La idea era hacer conocer nuestros servicios técnicos junto a la movilidad eléctrica; en aquella época comenzábamos a tener necesidades logísticas de transporte y esperaba un vehículo eléctrico que por esos años no había en nuestro mercado.

Ahí surge la idea de hacer nuestro propio vehículo eléctrico convirtiendo la carrocería de triciclo, para demostrar que podíamos reparar cosas electrónicas.

¿Cómo fue el comienzo de esa conversión?
La conversión llevó varios meses; en Youtube se podía ver gente que lo estaba haciendo y finalmente lo lograba. El mayor problema eran los componentes, localmente no había nada, ahí nos contactamos con Gabriel González de AutoLibre y nos vendió un curso que te iniciaba en la conversión.

González nos contactó con la gente que nos vendía el motor, fuimos consiguiendo las baterías y los convertidores los conseguimos en plaza; además se le agregó un panel solar para cargar la batería de accesorios.

Una vez puesto en funcionamiento, ¿hubo cambios en el vehículo?
Sí. Se puso en marcha en el año 2011 pero se siguió mejorando; era un invento y no teníamos experiencia, surgieron problemas donde menos nos imaginábamos. Habíamos retirado el motor y la caja original e hicimos una conexión directa del motor eléctrico al diferencial, pero ese diferencial era un problema tras otro. Entonces lo cambiamos, le agregamos una caja de Fiat 600 y también nos dio un problema terrible. Se fueron haciendo cambios y mejoras en el tiempo, en ese proyecto estaba todo nuestro orgullo y tenía que funcionar, ya no importaba cuánto íbamos a tener que esperar para el retorno económico.

Recuerdo que un día ya estábamos muy complicados, no podíamos solucionar los problemas que se nos presentaban, Gabriel pasó por acá y salimos a dar una vuelta, tenía un dispositivo que no teníamos y en una computadora portátil íbamos viendo todas las variables mientras circulábamos.

Estábamos conectados a su vez con la persona que me había vendido el motor desde Estados Unidos y él iba viendo online todos los datos que íbamos obteniendo. Nos decía que paremos y desde su computadora conectada a la nuestra y al motor, iba haciendo modificaciones. Ahí logramos una mejora destacable -por el año 2013- que funciona hasta el día de hoy.

¿Qué tipo de batería tiene y qué autonomía brinda el utilitario?
La idea en un principio era utilizar las baterías de litio, pero en ese entonces salían U$ 10 mil, por lo que optamos por las de plomo pero de ciclo profundo, de las que se usan para paneles solares o carros del golf.
Le colocamos las más chicas, llegamos a hacer 100 kilómetros con una carga, ahora hace poco cambiamos por baterías aún más chicas que dan una autonomía de 45 o 50 kilómetros; dimensionamos el vehículo para nuestras necesidades. Si bien nuestro vehículo tiene un uso normal, las prestaciones son muy bajas, las tuvimos que bajar para que las baterías no se destruyan rápidamente; los motores no son el problema, son muy superiores a los motores térmicos.

El problema de los eléctricos es al revés que los térmicos que trabajan más forzados en la ciudad; a los eléctricos les cuesta más la ruta porque hay una demanda de energía enorme y constante, eso puede romper las baterías si no tienen un sistema de gestión.

¿Sirve tener un utilitario eléctrico?
Desde el punto de vista de un particular yo estoy convencido que no sirve, ahora desde una empresa y más teniendo en cuenta si se quiere dar imagen de tecnología y ecología, como es nuestro caso, el vehículo eléctrico tiene un peso importantísimo.

La inversión se recuperó sin tomar en cuenta el intangible de imagen que significa para la empresa, que para mí es la variable de mayor peso. Me interesa que las personas piensen que si pudimos hacer un vehículo eléctrico seguro podemos arreglar impresoras.

Más allá de todo eso, contar con un vehículo que no paga patente, porque los eléctricos no pagan, si uno hace la equivalencia considerando el precio del combustible (el litro cuesta $ 6.5), en varios años recuperas la inversión.

Por su experiencia con el utilitario en Minas, ¿lo motiva incorporar un eléctrico para su empresa en Montevideo?
El problema es la infraestructura, en Montevideo hay muy pocos puntos de recarga, yo no puedo tirar un cable del local a donde esté estacionado el utilitario.

Mucha gente puede decir que un vehículo eléctrico no le sirve por lo que demora en cargar, pero en realidad es un problema de infraestructura. Una marca líder a nivel mundial como Tesla no solo sacó al mercado un auto espectacular, realizó una infraestructura de recarga impresionante con súper cargadores.

El tema es la infraestructura, el costo inicial es alto, eso sucede en todo el mundo, el retorno de inversión es lejano aún, aunque estamos más cerca, el estado bajó los impuestos de importación y muchos accesorios bajaron su precio a nivel mundial.

¿Tiene planes a futuro vinculado a los vehículos eléctricos?
El próximo proyecto es desarrollar un eléctrico sobre una pick up Volkswagen Saveiro o Chevrolet Montana que son muy útiles para nosotros; la idea en este caso es con baterías de litio ya que su precio ha bajado.

El proyecto es asociarme con un amigo mecánico, especialista en electrónica, y salir a ofrecer a empresas con flotas la posibilidad de conversiones de sus vehículos a eléctricos. Esto es progresivo, primero quiero hacerlo con un vehículo mío, luego de probarlo y que funcione bien en el tiempo, recién ahí salir a ofrecer el servicio.