Lidermind_Banner superior 2017
DUCSA 2017 (TEXACO)
DUCSA 2017 (ANCAP)


Francisco Orsi: el viejo dilema del transportista pequeño, seguir peleando o abandonar

Francisco Orsi: el viejo dilema del transportista pequeño, seguir peleando o abandonar

Originaria de Ombúes de Lavalle, la firma Orsi hoy tiene tres unidades, aunque supo contar con una flota mayor, con varios servicios regulares y de turismo. Con la estirpe del omnibusero a flor de piel, de esos que conducen, pasan tirados abajo del ómnibus y salen a comprar los repuestos, Francisco Orsi dialogó con nosotros para conocer por qué esa herencia puede quedar en el camino.

Herramientas como el fideicomiso y los boletos de estudiantes han provocado mejoras en el sector y sin duda han permitido la existencia y mejor desarrollo de varias transportistas. Pero, quizás por desconocimiento, hay muchas empresas pequeñas -que en su mayoría hacen servicios rurales- a las cuales les sigue siendo muy difícil subsistir a pesar de cumplir un servicio social.

Uno de esos casos es el de Francisco Orsi, un apellido con larga trayectoria en el transporte de pasajeros, que hoy va cada vez más lento y al cual las necesidades le hacen pensar a su propietario en dejar la actividad al menos que exista un cambio.

“Me estoy fundiendo trabajando”

La empresa de ómnibus Orsi actualmente cuenta con tres unidades, y una línea entre Ombúes de Lavalle, Miguelete y Florencio Sánchez que tiene durante todo el año dos turnos, a los que se suman otros dos en el año lectivo ya que viajan más de 50 liceales en dichos servicios. 

Si bien el sacrificio y el lidiar con los fierros supieron estar en las tres generaciones que escribieron la historia de la empresa, antes era fundamental la necesidad de trasladarse en ómnibus y mandar alguna encomienda.

En su flota supo contar con todo tipo de ómnibus, como los que tuvo en sus inicios que se parecían más a una cachilla hasta pasar por los recordados GM de Onda. 

La crisis del 2002 fue un duro golpe para la empresa, ahí se terminó el turismo y una importante fuente de ingresos. Posteriormente perdería esos servicios con firmas de mayor porte, debido fundamentalmente a que la empresa ORSI no pudo adquirir unidades para para ellos.

Actualmente la rentabilidad es casi nula debido al bajo flujo de pasajeros. Este año la incertidumbre corre por el servicio de traslado de liceales, del cual se recibe el pago pero no alcanza.           

Hechos como éste parecen haber cansado al transportista, los años lidiando en el rubro y su actual situación desestimularon a quien tiene el cascarón bastante duro ya que ni siquiera le aflojó cuando casi muere reparando un ómnibus. 

En su taller de Ombúes de Lavalle, dialogamos con Francisco Orsi.

¿Cómo está el flujo de pasajeros en el servicio de línea?

En nuestro servicio recién ahora tenemos una ruta, desde hace 25 años eran caminos para romper ómnibus, ahora hay una buena ruta pero viaja poca gente. Antiguamente viajaba gente de los pueblos a las ciudades para pagar las cuentas de los Entes, hoy hacen todo en una red de cobranza en su pueblo.  

Los autos y las motos están en casi todas las familias, eso hace que el ómnibus en este tipo de líneas haya pasado a ser un servicio estrictamente social.

Hace 25 años atrás poníamos en el servicio un ómnibus de 42 asientos y no entraba a Miguelete, llegaba a Florencio Sánchez con pasajeros parados. Cuando hacíamos la línea a Tarariras poníamos un ómnibus con 36 asientos y también llegaba con gente parada. Hoy para hacer el servicio de Ombúes a Florencio Sánchez, entrando a Colonia Miguelete, ponemos un micro y llega con la mitad de asientos vacíos.

Siendo tan importante en la economía de su empresa el transporte de estudiantes, ¿cómo están los pagos de esos boletos?

El ministerio le da a la intendencia el dinero de los boletos de los estudiantes, y en este caso, la intendencia de Colonia nos lo gira a nosotros. 

En Montevideo le pagan a las empresas el 100% de los boletos de estudiantes y en el interior solo te pagan el 50%, pero las empresas chicas al no cobrar ese porcentaje en tiempo y forma tenemos que sacar préstamos y pagar intereses. Ese sobrecosto no lo recuperás. 

En el caso particular de Colonia, la gestión de la intendencia anterior pagaba a las empresas la diferencia del 50% y nos daba para ir trabajando y para cambiar la plata pero ahora estamos perdiendo dinero porque no recibimos esa diferencia. 

El año pasado nos pagaron la mitad y lo que nos pasó es que nos endeudamos más, y si bien ahora están pagando, nos quedaron debiendo del año pasado.

¿La herencia del transporte sigue en la familia por varias generaciones más?

Mi abuelo Francisco y mi padre Carlos eran transportistas, yo creo que si esto sigue así cierro la empresa, la línea da pérdida y en el turismo no podés competir.                        

Las empresas chicas tenemos otros factores que nos complican todavía más como -por ejemplo- que las grandes flotas compran repuestos por cantidad y les hacen precio, nosotros compramos de a uno y financiado, a otros costos. Yo voy pagando las deudas con intereses, me estoy fundiendo trabajando, por más que yo le haga todo a los coches. Así no es viable. 

 


YerbaSara_Protagonistas